Ma Vida

Pedro Barrantes

Escritor, periodista...

 

Pedro Barrantes

 



Fecha de Nacimiento Valencia, 1850
Fecha de la Muerte Madrid, 1912
 

Página de Inicio

 

Volver Atrás

 

Biografías por siglos

 

Biografías por nombre

 
 

Grup LLVS

 

Usuarios en línea

 
 
 
 
   
Su juventud fue bohemia y descreída, siendo compañero de correrías de Emilio Carreres.

Durante su juventud colaboró en la revista anticlerical, dirigida por Ramón Chíes, "Las Dominicales del Libre Pensamiento".

Amigo del escritor Eduardo Zamacois, quien en su libro de memorias, "Años de miseria y de risa", escribió un buen número de anécdotas del poeta y periodista.

Sufrió múltiples procesos y encarcelaciones a causa de sus violentos pero ingeniosos artículos contra la religión, la monarquía y las instituciones sociales de gobierno y justicia. Aunque la realidad era que no siempre los escribía él, ya que por un duro diario, ejercía de "hombre de paja" del periódico, El País, así firmaba artículos que por su temática y / o contenido, nadie quería asumir. También se hacía responsable de los artículos peligrosos y denunciados.

Fue torturado durante uno de sus encarcelamientos y dado por muerto, así que lo depositaron en un carro con otros cadáveres. Despertó en la fosa común antes de ser enterrado, logrando salvarse milagrosamente.

En 1895 abjuró de sus ideas y se reconcilió con la Iglesia Católica, pasando a colaborar en 1897 en "El Movimiento Católico" y "La Ilustración Católica". A esta etapa corresponde su libro poético "Tierra y cielo".

Publicó versos, cuentos y artículos en "Vida Galante" (1899 a 1901), dirigida por su amigo Zamacois, en "Pluma y Lápiz", "Barcelona Cómica", "Madrid Cómico", "La Ilustración Española" e "Hispanoamericana", etc.

Como poeta fue un modernista algo prosaico. En su libro más célebre, "Delirium tremens" (1906), escrito con el fin de escandalizar, escribió unos versos a un asesino llamado Muñoz, que estaba preso en la cárcel de Sevilla y dicen así;

"Soy el terrible Muñoz
el asesino feroz
que nunca se encuentra inerme
y soy capaz de comerme
cadáveres con arroz".

Recitó estos versos ante Pío Baroja, y éste le dijo: "esto no tiene nada de particular y menos para un valenciano". Y cuando Barrantes pregunta ¿por qué? Baroja le contesta: "porque los cadáveres con arroz es lo que constituye la paella".

Obra

Lírica

El drama del calvario: poema (Madrid, 1887; Imprenta Nuñez)
Con Severiano Nicoláu, Dios: canto (Valencia, 1888; Imprenta Casa de Beneficencia)
Delirium tremens: (poesias) (Madrid, 1890; Imprenta Celestino Apaolaza)
Anatemas (Valencia, 1892).
Tierra y cielo (Madrid, 1896; Imprenta El Adalid)

Varios

Weyler... (Madrid, 1899; Imprenta Antonio Marzo)
El Padre Sanz (Madrid, 1899; Imprenta Antonio Marzo)
Polavieja (Madrid, 1899; Imprenta Antonio Marzo)

Poemas

Alma
La marcha de los vencidos
A la niña ciega Ángeles Sánchez Plaza
En el sueño


 
 
 
 

 
  Arriba