Ma Vida

Bonifacio Ferrer

Jurista, eclesiástico, teológo, escritor...

 

Bonifaci Ferrer

 



Fecha de Nacimiento Valencia, 1350
Fecha de la Muerte La Cartuja Valle de cristo,
( El Alto Palancia ), 1417
 

Página de Inicio

 

Volver Atrás

 

Biografías por siglos

 

Biografías por nombre

 
 

Grup LLVS

 

Usuarios en línea

 
 
 
 
   

Jurista y eclesiástico. Estudio Teología y Derecho Canónico y Civil en Perusa (Italia), donde tuvo como maestro al jurista Balde de Ubaldis.

Fue profesor de derecho en Valencia (1376), asesor de justicia criminal y, en 1389, representó la ciudad de Valencia en las Cortes de Montsó.

Casado en 1382 con Jaumeta Despont, tuvo dos hijos y cinco hijas. Parece que madre e hijas murieron de la peste del 1390. Fue encarcelado por una denuncia que más tarde no pudo ser probada. Pero como consecuencia de este desengaño, de la muerte de su esposa e hijas y de la influencia de su hermano Vicente, (San Vicente Ferrer), ingresó en (1396), en el convento cartujo de Porta Coeli, donde fue maestro de novicios, procurador y prior (1400).

Vivió de cerca los acontecimientos del "Cisma de Occidente", pues fue colaborador y asesor de Benedicto XIII, el llamado, Papa Luna. Fue compromisario por Valencia al compromiso de Caspe (1412). En 1416 se separó, con su hermano Vicente, de la obediencia de Benedicto XIII, y se retiró a Vall de cristo, donde murió al año siguiente.

Bonifacio Ferrer fue el primer traductor de la Biblia al valenciano. Con la ayuda de algunos frailes hizo su trabajo de traducción a partir de la Vulgata latina. Esta Biblia fue impresa por Mossén Alfonso Fernández de Córdoba, castellano, y Mossén Lambert Palmart, alemán, en viejo tipo romano, desde febrero de 1477 a marzo de 1478 y a expensas del mercader Felipe Vizlant, alemán, hermano de Jacobo Vizlant, murió en 1485. Ya había sido impreso en el mismo idioma el Psalterium "en nombre de nuestro Senyor y de la humilde Verge María, mare sua."

Esta Biblia "fue arromansada de lengua latina en la nuestra valenciana, en el convento (Cartuja) de Porta Coeli, por el Rev. Micer Bonifacio Ferrer (hermano de Vicente), con otros singulares hombres de ciencia".

Este es el testimonio del P. J.B. Civera en su historia del Monasterio de Porta Coeli (Año 1630):

"Llegaron a mis manos quatro hojas de papel de marca mayor, que me envió un clérigo de Valencia, diziendo las avia hallado entre otros papeles viejos en el archivo de la Seu, y eran las últimas de una Biblia escrita en lengua valenciana, vertida de la latina por el dicho P. D. Bonifacio, y impresa en Valencia el año de 1478. Espantóme mucho quando tal vi, porque nadie de quantos del trataron (y fueron muchos), semejante cosa avia dicho por no aver llegado a su noticia, y por ser eso cosa tan nueva como ya dixe, me ha parecido encaxar aquí la última hoja, porque en ella se verá la llaneza del lenguaje valenciano de aquel tiempo, la propiedad de la versión y la verdad de que hizo esta obra, estando de espacio en esta nuestra casa."

El manuscrito de Ferrer va a la imprenta, en febrero de 1477; un año después saldría a la luz.

El año 1478 no era el mejor momento, en los territorios de Fernando e Isabel, para publicar una Biblia en una lengua vernácula, porque ése es precisamente el año en el que los Reyes Católicos consiguen que el Papa Sixto IV acceda a su petición de crear lo que será uno de los medios más poderosos de unificación política y religiosa jamás instituidos: la Inquisición.

La inquisición vedó al pueblo esta Biblia bajo el pretexto:

"Porque algunos de los judíos que quedaron en España, después de expulsos de estos Reinos ciento y veinte mil, tomaban de estas Biblias sus actos y ceremonias y el modo de ofrecer sacrificios. Por esta causa, de tal suerte se prohibió la lectura de esta versión, que a los que no tuviesen raza ninguna de judíos les era permitido leerla, a los demás, no."

Según el que fuera bibliotecario de la Universidad valenciana, Sr. Torres Belda, en un primer edicto de los inquisidores, fechado en Ávila, el 7 de noviembre de 1497, dirigido a los valencianos, se dice que:

"Hay muchas personas en estos dichos reinos que tienen libros escritos en hebrayco, que tocan y son de la ley de los judíos, e de medicina y de otras ciencias e artes casi brujas en romance, de lo cual se esperan seguir e siguen daños."

Otro edicto fue publicado por el inquisidor del reino de Valencia, Juan de Monasterio, canónigo de Burgos, en 10 de marzo de 1498:

"Algunos atentaron y han atentado de verter la Sagrada Escritura en plano, y en nuestra lengua moderna, alterándola en muchos vocablos y términos que no tienen exacta equivalencia en romance. Dispone la recogida de los libros hebraicos y de todas las Biblias y salterios que están vertidos a lengua moderna, como igualmente los moriscos."

La edición entera de la Biblia de Bonifacio Ferrer, es requisada. Se trata de todo un precedente de lo que más tarde ocurrirá a mayor escala. A pesar de todo, de un ejemplar que se salvó, se conserva en París, el salterio y los evangelios en el "Codex del Palau". En el colofón de la Biblia de Bonifacio Ferrer se puede leer, ' Valencia, 1478 '.

Los orígenes de la imagen de la Virgen de la Cueva Santa están en la misma fundación de la Cartuja de Vall de Crist, muy cercana al santuario.

La Cartuja fue fundada por el infante don Martín, hijo del rey de Aragón Pedro IV, el 21 de abril de 1383, según consta por documento pontificio.

A los ocho años de la fundación recibió allí el hábito cartujano fray Bonifacio Ferrer, hermano de San Vicente Ferrer (5 de abril), y -aquí entra ya la tradición piadosa- fue él quien, movido por su intensa devoción a María, como toda la Orden Cartujana, modeló la imagen. Esta imagen, repetida con profusión, se colocaría a la entrada de las celdas de los monjes y se obsequiarían a las personas que, por una razón u otra, fray Bonifacio o los superiores notaban que podía ser un peldaño de amor a María en el hogar de aquellas buenas gentes.


 
 
 
 

 
  Arriba