Ma Vida

José Romeu i Parras
"El Héroe Romeu"

Guerrillero, comandante...

 

Joseé Romeu i Parras

 



Fecha de Nacimiento Murviedro (Sagunto-Valencia), el día 26 de enero de 1778
Fecha de la Muerte Valencia, 1812
 

Página de Inicio

 

Volver Atrás

 

Biografías por siglos

 

Biografías por nombre

 
 

Grup LLVS

 

Usuarios en línea

 
 
 
 
   
Nacido, en la calle de Tintoreros (hoy calle dedicada al héroe), número 5.

Hijo de José Romeu y Mates y Francisca Parras y Casasús. El padre, se afincó en Murviedro en el año 1774. Tuvo negocios de exportación de vinos y tras su pérdida, vivió dedicado al suministro de vinos y licores.

1800 se casa con María Correa Velasco, de San Roque (Cádiz), y se dedica a los negocios familiares.

Al llegar los franceses al reino de Valencia, Romeu tiene treinta años de edad. La respuesta de Valencia ante los sucesos del 2 de mayo, lleva a que se solicite a Murat el urgente envío de tropas que calmen las iras del pueblo.

Se constituye la Junta de Defensa en la villa Murviedro, y el 25 de mayo de 1808 reinicia su vida la Milicia Honrada, cuerpo defensivo con carácter popular. Romeu era el alma de esta villa y lo nombran Comandante de la Milicia, con más de 2000 hombres a su cargo.

Nombra lugarteniente a su tío Mariano e inicia el reclutamiento por los pueblos vecinos, concentrándose todos en la explanada del convento de San Francisco, en la villa de Sagunto. Donde se dan ropas a los reclutas, se nombran los primeros oficiales y suboficiales y se les instruyen en las más básicas artes de guerra. Así dispuestos, el día 20 de junio de 1808, por la calle Real salen en dirección a Valencia, dispuestos a dar su vida en defensa de la patria mancillada, diciendo;

“Volemos, hijos de Sagunto, volemos al campo del honor. Preso nuestro Rey, vilmente hollada nuestra Patria, juremos no doblar jamás la cerviz al yugo afrentoso de esos advenedizos engañadores que, so color de amistad, pretenden tiranizarnos. Vencer o morir sea el juramento irrevocable de la División Saguntina”

22 de junio de 1808. En puente Pajazo apoyan a las tropas que manda el general Adorno. Fueron tremendamente derrotados. Tan sólo pudieron hostilizar la retaguardia enemiga a lo largo del camino de Requena, Las Cabrillas y Buñol. En ese momento decide hacer la guerra por su cuenta.

Tras la derrota de Moncey y liberada Valencia, Romeu y sus hombres vuelven a Sagunto. Algunos meses después, Romeu se dirije a Madrid, donde le sorprende la segunda entrada de los franceses en la Corte. Participa en la defensa de los patriotas, hasta que fueron abandonadas las posiciones ante la capitulación del general Morlá. Vuelve a Murviedro el 10 de diciembre de 1808.

Diciembre de 1809, es nombrado Capitán de Granaderos por la Milicia Urbana Saguntina, y queda agregado a las operaciones que sobre el Maestrazgo hará la División del general Roca. Participa en los combates de Albentosa (Teruel), y en las operaciones de Escaleruelas, Aliaga, Morella, El Puig.

25 de octubre de 1811. Estando al frente de los batallones de Cheste y Chiva, batiéndose en Ribarroja, fue derrotado.

1812. En Alicante, organiza el levantamiento pueblo a pueblo. Tiene enfrentamientos en Novelda, en “Les Salinetes”.

En Onteniente se entrevista con el guerrillero Cortés, juntos reúnen unos ochocientos hombres que tendrán un duro enfrentamiento entre Jijona y Muchamiel. En la acción de Adzaneta, muere Cortés.Organiza las guerrillas del Valle de Albaida y combate en Cocentaina, Alcoy, Petrel, Albaida.

Cuando el general Suchet se dirige a Valencia, los campos de Alatoz, al pie de la sierra de Chinchilla se convierten en el nuevo centro de reclutamiento y adiestrameinto, los franceses lo atacan repetidamente con la Brigada de Maupoint, cada ataque es un fracaso francés y un nuevo motivo de orgullo para Romeu y sus hombres.

Llega el general Paris, al mando de varias compañías del 81 Regimiento de Cazadores Napolitanos. Nuevo gran descalabro. El prestigio de Romeu crece en cada acción, confiriendole una fama casi mítica.

El mariscal Suchet envía a Jacomet, capitán del 3º de Infantería de línea y Gobernador de Buñol, con el ruego de que abandone la Milicia y se ubique en su ciudad, donde gozará de especial protección y donde podrá desarrollar sus habituales ocupaciones. Romeu, respondió:

“Jamás daré oidos a palabras enemigas de mi patria. Muy mucho me complacerá el caballero Anné si se abstiene de tan inútiles mensajes.”

El general Mazzuchelli ofrce apoyo al mariscal Suchet para presionar de nuevo a Romeu, dandole a este además una buena recompensa. Romeu respondió:

“Mientras hubiere un palmo de terreno libre en España lo había de defender como buen patriota y fiel subdito de su Monarca el Sr. Don Fernando Septimo, y que la suerte de su Patria había de ser la suya.”

Algún traidor español, facicitó a Luis de Bassecourt, que las fuerzas de Romeu se integraran en Murcia, dejandolo sin hombres. Tuvo que marchar al frente y solicitó refuerzos, pero no los obtuvo, así que marchó con los cuarenta jinetes que le quedan. En Venta Quemada sorprende a los franceses, causándoles importantes bajas.

Atacado ahora por Jacomet, Romeu reorganiza sus tropas, ya dispone de 160 infantes. Nueva derrota francesa y nuevo ataque de Cabrera, Villetar-Laquerrie, Menche y Jacomet a la columna de Romeu, 30 de mayo de 1812.

Por diez mil pesetas de la época, surgió uno, conocido por el mote de “Recelós”, quien siguiendo la columna de Romeu, advirtió que se detenía en Sot de Chera y ávidamente dio aviso al comandante Saint-Georges, que con sus hombres, unos 1.880, durante la noche del 6 de junio de 1812, acude donde descansaba Romeu, el cual no pudio hacer nada, haciéndolo prisionero i conducido a Liria, donde el comandante francés emite un bando en el cual hace público que ha capturado a Romeu.

Desde Liria es trasladado a la Plaza de Valencia, y encerrado en la Ciudadela, los franceses tratan de atraerlo para su causa y que les juré vasallaje, pero Romeu no cede y se ratifica en sus convicciones, devido a ello, en la noche del 7 de junio es sometido a un Tribunal Militar. Romeu por toda respuesta, dirigiéndose al Presidente le diría:

“Diga U. a su general que Romeu es un español, y un español que nació en Sagunto.”

Finalmente, Suchet, viendo que el famoso guerrillero no se doblegaba, dijo:

“Romeu morirá precisamente ahorcado dentro de doce horas, y sus bienes serán confiscados.”

La sentencia fue dictada por la Comisión Militar, el día 11 de junio de 1812.

El día 12 de junio de 1812, a las doce de la mañana, conducido desde la cárcel de San Narciso, lo llevan a la plaza del Mercado, donde se eleva el cadalso en que sería ejecutado al rechazar el indulto que le ofrecía José Bonaparte a cambio de que le aceptase como rey. Junto a él, moriría también su criado José Lino Antón, de Manzanera, y Gabriel Ximénez, de Monóver.


 
 
 
 

 
  Arriba