Ma Vida

Jerónimo Sempere

Poeta...

 

Jerónimo Sempere

 



Fecha de Nacimiento Valencia, siglo XVI
   
Fecha de la Muerte Valencia, siglo XVI
 

Página de Inicio

 

Volver Atrás

 

Biografías por siglos

 

Biografías por nombre

 
 

Grup LLVS

 

Usuarios en línea

 
 
 
 
   
Poeta valenciano del renacimiento, hermano de Andrés Sempere. Vivio en la plaza del Mercado Central y siempre habló en lengua valenciana.

Fue muy devoto del misterio de la Inmaculada Concepción de María, motivo por el cual se celebró a sus instancias el día 15 de diciembre de 1532 una Justa Poética en la iglesia parroquial de Santa Catalina Mártir, en la que se otorgaron dos premios, que fueron concedidos al notario Andrés Martín Pineda y a Pedro Juan Sorivella. Actuaron de jueces el teólogo doctor Luis Sabater, don Juan Fernández de Heredia y el propio Sempere.

En 1560 compone un poema de épica culta en español, La Carolea, el cual es un canto de las acciones de Carlos V, comenzando por su rivalidad con el rey Francisco de Francia, poco antes de la batalla de Pavía, hasta que el Gran Turco Solimán abandonó la empresa de Hungría, narrando las situaciones por fragmentos. Las dos partes del poema, escritas en un lenguaje ágil y precedidas de un resumen argumental comprenden treinta cantos, y el último concluye ofreciendo seguir con la jornada de Túnez. En el poema hay personajes alegóricos, como la Fama y la Esperanza, descripciones del infierno, sueños proféticos y visiones fantásticas.

Juan Ochoa de la Salde compone otra poesía bajo el mismo título en 1585 y es impresa en Lisboa. Ambas son laudatorias composiciones en verso enaltecedoras de la figura de Carlos V.

La Carolea fue elogiada por Cervantes en el capítulo VII de la primera parte del Quijote.

Entre 1550 y 1552 estuvo encargado de escribir los autos sacramentales que se representaban en las calles de Valencia la víspera y el día del Corpus Christi, y por estos trabajos acordaron concederle los Jurados el 7 de abril de 1552 la cantidad de cuarenta libras, haciendo constar así mismo que se las daban para que publicase el, Libro de la Caballería Celestial de la Rosa Fragante, libro de caballerías en dos partes.

La primera parte, aparecida en Amberes en 1554, es una versión caballeresca y alegórica del Antiguo Testamento, y en ella se relatan, en el estilo típico de los libros de caballerías, las vidas de varios de los patriarcas, profetas, jueces y reyes de Israel, presentados como caballeros, mientras que Dios es el Emperador Celestial. En la segunda parte, la alegoría se refiere al Nuevo Testamento, y su protagonista es Jesús, presentado también como caballero andante, hijo del Emperador Celestial. Esta obra alcanzó escasa popularidad, pero su tratamiento de los temas bíblicos despertó recelos en la Iglesia Católica, que la incluyó en el Índice de los libros prohibidos.

Aún vivía en 1561 y Juan de Timoneda, al nombrarle en un romance de su, Sarao de amor, dice que era discreto y anciano. Gil Polo en el, Canto de Tuna, le ensalza en gran manera y le dedica una octava, además elogió La Carolea con un soneto tan notable como todos los suyos.


 
 
 
 

 
  Arriba