Ma Vida

José Pizcueta Donday

Médico, botánico...

 

José Pizcueta Donday

 



Fecha de Nacimiento Valencia, 1792
Fecha de la Muerte Valencia, 1870
 

Página de Inicio

 

Volver Atrás

 

Biografías por siglos

 

Biografías por nombre

 
 

Grup LLVS

 

Usuarios en línea

 
 
 
 
   

Fue comisionado por la universidad de Valencia para estudiar botánica en el Real Jardín Botánico de Madrid. Allí fueron sus maestros, Mariano Lagasca y Demetrio Rodríguez, a su vez discípulos de Cavanilles, y de ellos tomó el interés por la sistemática y los nuevos cultivos.

En 1817 fue nombrado profesor de patología y botánica de la universidad de Valencia.

En 1829 obtiene la cátedra de Botánica. Ese mismo año el Rector Blasco, de la universidad de Valencia, le nombró director del Jardín Botánico de dicha universidad, cargo que desempeñó hasta 1863.

Durante su dirección, desarrolló una intensa actividad de ordenación e incremento de las colecciones de plantas, realizó notables mejoras y el Jardín se recuperó y alcanzó uno de sus momentos de mayor esplendor.

En 1845, aprovechando la reforma del plan de estudios, el denominado Plan Pidal, construyó un invernadero de madera de 30 metros de largo y cinco de alto. También construyó un umbráculo de unos 800 m2, con 44 columnas de madera y cubierta vegetal.

En 1859 fue nombrado rector de la universidad de Valéncia.

Amplió el Jardín has ta los límites actuales, y entre otra obras, abordó la construcción en 1860 del invernadero tropical, el cual fue construido por entero por empresas españolas y es acabado a principios de 1862. También dotó al Jardín de un extenso herbario y una biblioteca.

Ayudado por Felix Robillard, formado en el Jardin des Plantes de Paris, modernizó la Escuela Botánica, ordenándola según el método natural de Endlicher.

Se interesó por las plantas tintóreas y ensayó el cultivo del azafrán bastardo (Carthamus tinctorius).

Obra

Enumeratio Plantarum Horti Botanici Valentini (1856) En la que se recoge la lista de las más de 6000 especies vegetales que se mantenían entonces en cultivo.
Elogio histórico de Don Antonio José Cavanilles (1830)


 
 
 
 

 
  Arriba